James Joyce

20060815094218-james-joyce.jpg

 

     El Ulises de Joyce es, en rigurosa oposición con su antiguo homónimo, una conciencia inactiva, meramente perceptiva, o más bién un simple ojo, una oreja, una nariz, una boca, un nervio táctil, expuestos sin freno ni selección de catarata turbulenta, caótica, disparatada de los hechos físicos y psíquicos que registran, casi fotográficamente.

     Ulises es un documento humano de nuestro tiempo, y más aún: es un secreto. Es muy cierto que puede desatar a los espiritualmente atados, y que su frialdad hiela hasta la médula el sentimentalismo, incluso el sentimiento normal...

     Mas el efecto perturbador del Ulises reside en que tras miles y miles de envolturas nada se esconde, en que no se dirige ni al espíritu ni al mundo, y en que, frío, como la Luna, deja rodar, conemplándola desde una cósmica lejanía, la comedia del devenir, del ser y del pasar.

Carl Gustav Jung.

15/08/2006 09:42 iuristantum #. o->

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)