Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2008.

Coser y cantar

Publicado: 01/06/2008 14:54 por iuristantum en o-o

 

 

         El sol del día calentaba más, porque llegaba a su fin la primavera y el estío comenzaba. Otra vez disfrutaban de diversiones nuevas y propias del verano. Él nadaba en los ríos y ella se bañaba en los veneros; el uno tocaba la zampoña rivalizando con los pinos, la otra cantaba un desafío a los ruiseñores. Daban caza a los parleros grillos, cogían cigarras estridentes, recogían flores, remecían los árboles, comían fruta. Alguna vez, incluso, se echaron desnudos y se taparon con una sola piel de cabra, y fácilmente ella se habría hecho mujer si la sangre a él no lo turbara. Éste, sin duda también por miedo a que en alguna ocasión saliesen sus miramientos malparados, apenas dejaba que ella se desnudara, y de ello andaba Cloe muy extrañada, pero sentía vergüenza de preguntarle las razones.


(Longo, "Dafnis y Cloe", libro III, 24)

 

*

 

La Celestina y la cirugía vaginal

 

Dulce et decorum est pro patria mori

Publicado: 01/06/2008 14:57 por iuristantum en o-o

 

 

               Al hombre del pueblo, resentido de que se le llevase al hijo al extranjero para "morir por la patria", se le hacía creer así que, en lugar de ser esto simplemente el resultado de la obstinación y la codicia de dos cancillerías rivales, era realmente parte necesaria de un lucha justa, inevitable y gigantesca, entre dos de aquellas misteriosas divinidades. Francia había sido agraviada por Germania, o Italia estaba reivindicando sus sagrados derechos ante Austria. La muerte del hijo cesaba, así, de aparecer como una injuria al sentido común y asumía una especie de dignidad mitológica.

:

*

 

              El nacionalismo y la religión apelan siempre a una instancia superior. En ese sentido, en realidad no confían en los hombres, no confían en los iguales, no confían en la capacidad de conocimiento del hombre, que es algo que a mí me pone de los nervios. En el fondo son gente desmoralizada y pesimista, lo que pasa es que te hacen la vida imposible, tanto unos como otros. Unos se meten en la cama y otros se meten en la cama con la bandera.

::

---

WO

 



Edgar Degas

Publicado: 01/06/2008 15:06 por iuristantum en o->

 

 

 

Arthur Koestler

Publicado: 01/06/2008 16:28 por iuristantum en o->

 

 

              ¿Viene a ver al escritor? Desconfíe. Es decepcionante. Es como si después de haber saboreado el foie-gras se encontrase con la oca en persona.

 

Gone with the wind

Publicado: 08/06/2008 12:45 por iuristantum en o-o

 

 

Paco de Lucía

Publicado: 08/06/2008 13:36 por iuristantum en o->

 

Rambunctious

Publicado: 08/06/2008 14:17 por iuristantum en o-o

 

 

Orig. Uncert., pero para mí que procede de Rambo.

 

Op.Cit.

Publicado: 10/06/2008 00:14 por iuristantum en Iuris

 

 

              Ernest Shackleton publicó en los periódicos británicos un anuncio, con el objeto de reclutar voluntarios para una expedición a la Antártida (1914): «Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de absoluta oscuridad. Peligro constante. No es seguro volver con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito.» Muy similar al que yo respondí en septiembre de 2002, del que así, he descubierto su inspiración: «Se buscan hombres y mujeres para un viaje peligroso. Sin sueldo. Monotonía extrema. Largos años de soledad absoluta. Trabajo constante. No es seguro acabarlo. Honor y reconocimiento en caso de éxito. Y siempre coraje y fuerza.» Tiéntense antes de responderlo y nunca lo hagan con solicitud.

.

América

Publicado: 14/06/2008 22:43 por iuristantum en o-o

 

*

 

¿No es el modelo americano criatura al menos tanto como creador de una necesidad mundial?

Antonio Gamoneda

Publicado: 14/06/2008 22:52 por iuristantum en o->

 

 

Amé todas las pérdidas.

Aún retumba el ruiseñor en el jardín invisible.

.

.

---

Psst/

Keats 

Sí, sí :D

 

¡Ah!

Publicado: 14/06/2008 23:44 por iuristantum en o-o

 

 Queda inaugurada la Expo

.

Elogio de la adimensionalidad

Publicado: 15/06/2008 14:09 por iuristantum en o-o

..

.

" . "

.Confieso que nunca lo entendí

Homo Ludens

Publicado: 15/06/2008 14:17 por iuristantum en o-o

 

 

- Hypokeimenon

          No recuerdo el nombre de aquel santo mártir que fue condenado a morir en la hoguera. Con sus últimas palabras, amorosamente, le dijo a un chiquillo que acercó traviesamente una rama para alimentar el fuego: "Sancta simplicitas". Al final será eso, simplicidad.

          Ay, Bonaventure, tú y tus juegos.

 

- Bonaventure de Fourcroy

          No fue un chiquillo, Fundamento, sino una mujer; y el nombre de tu santo mártir es Juan Hus. Ya sabes lo que me gustan estos acertijos; éste ha sido muy sencillo, no he tenido más que mirarme en el espejo (¡viva la simplicidad!). No hay absurdo mayor que revelar la naturaleza del Absurdo, o pretender hacerlo. Mezclar "actu exercito" con "actu signato", leer con el ojo derecho a Aristóteles y con el izquierdo la fecha de caducidad de un yogur de piña desnatado. Y leer y comer, más acullá de la metáfora del alimento espiritual. Frecuento el absurdo "cum grano salis", pues no me gustan los sinsentidos; la sutileza, en cambio, me fascina.

              Me fascina usted, ya se lo dije, señorita sutileza; pero son muchos los rostros que transitan por la Vía Apia, y muchos los cantos que invocan al silencio y que hacen más llevadera la soledad del caminante. Guárdese de la pereza mental, tiene mil disfraces.

              Sí, Fundamento, yo sólo deseo jugar.

 

- Entelequia

               Un buen día, muchos yogures atrás, pregunté a una señora que pasaba si era capaz, detrás de la ilusión, de ver mi rostro. La señora no se detuvo, me guiñó un ojo, o eso creí, y continuó su camino. Es notable como el presente justifica al pasado. Ayer recordé -yo que nunca recuerdo nada- el consejo que alguien me dio un mal día, yogures y yogures atrás: "no luches con monstruos o te convertirás en un monstruo". Las palabras, a veces, cantan como las sirenas. Algunos son aquello con los que interactúan. Detrás de la ilusión no hay nada. Soy el disfraz. Practicamos el involuntario arte de la mímesis y son muchos los rostros que transitan por la vía Apia. De todos ellos —lo únicos, los múltiples—, son los que por aquí merodean los que más placer me da leer. Sutilezas, sinsentidos, metáforas, espejos. Me fascinan ustedes.

               Dicen, Kristeva y un poeta militar lo confirman, que “Escribir es pensar”. Si eso es cierto, si se piensa incluso cuando se piensa no pensar -scribo, ergo sum-, teniendo en cuenta que aquí sólo existimos cuando escribimos, y no somos más que lo que escribimos, entonces al reflexionar la reflexión se ejerce; la reflexión es el acto mismo. Sofista... Se es sutil, absurdo, ininteligible o incoherente aun cuando no se quiera... Es curioso, tanta ridiculez y sinsentido me evoca esa triste hipótesis que afirma que, se escriba lo que se escriba, todo libro, de aquí al Big Crunch, es un clásico en potencia esperando a su lector. Lo execrable sería, como la traición, cuestión de perspectiva. En el futuro todo escritor tendrá sus quince minutos de fama. Santa simplicidad, ¿qué más nos queda?

                Santa simplicidad y café con tostadas. Yo sólo quiero jugar, jugar por jugar.

 

- Bonaventure de Fourcroy

          Un ilustre escritor -pero no militar- , en tiempos menos vertiginosos -pero más fresquitos-, me contó una vez, al pairo de un vermut con aceituna y una pipa encendida con sosiego, que lo mejor de su oficio es que uno no tiene más remedio que olvidarse de sí mismo para recordarse constantemente en los demás. No es que así quisiera decirme, el ínclito plumífero, que estuviera embarcado, cual errante holandés, en una aventura de parodia inacabable, o que, al troche de sorbito por aquí y al moche de caladita por allá, no hubiera otra alternativa que aceptar que hasta la más perfumada de las flores tuvo alguna vez su origen en el abono, sino que -¿y qué, si no?- para esto del cálamo o el dígito en plan “o sea, es que, mira-tú-por-dónde” hay que tener, mantener y aún sostener elefantiásicos viveros de imaginación.

        Muy preocupado por la salud de su señora, y acabado mi vaso de agüita del tiempo -fresquita, fresquita-, me despedí de él con la misma impresión -así me pareció en la ingenuidad de mi candidez inocente de entonces- que tuviera un griego sofista al que estuvieran descubriéndole por cuadragésimo-nona vez el Mediterráneo. Y sin embargo, la gracia del ritual carnavalesco con que adornó su sentida declaración, el variadísimo repertorio de rostros demudados con que nos obsequió, no sólo a mí sino aún sobre todo al público inopinadamente circundante, y su manifiesta tendencia al carraspeo incontrolado pero ritmado en un compás de cuatro por cuatro, hizo que, por así decirlo en metáfora pastelera, esa magdalena no necesitara de los servicios de ningún café para ser engullida.

        Es que yo, qué le vamos a hacer, soy así de impresionable. Guárdese de la pereza mental y también de sus disfraces: Helo así más preciso.

        Por lo demás, cada vez soy más de la opinión de que elegimos hasta nuestros olvidos, de que la voluntad tiene los dedos muy largos: Cosas de la erótica femenina, que es, no nos engañemos, la única erótica posible.

        Practiquemos la simplicidad y llamémosla sencillez: De lo que nos convoca, sin pistas y ni pío.

 

 

Rosas

Publicado: 18/06/2008 18:07 por iuristantum en o-o

 

 

 

Isaías 29,18

Publicado: 18/06/2008 18:37 por iuristantum en o-o

 

 

 

 

John Milton

Publicado: 18/06/2008 18:52 por iuristantum en o->

 

 

Weep no more, woeful shepherds, weep no more,
For Lycidas your sorrow is not dead,
Sunk though he be beneath the wat’ry floor.

Return to Paradise (TNY) .

.

No se sabe cómo acertar

Publicado: 18/06/2008 18:53 por iuristantum en o-o

 

 

 

 

 

(Me voy al sur. Ahí se quedan.) 

 

Mayra Luna

Publicado: 25/06/2008 23:40 por iuristantum en o-*

 

 

 

            Sólo obedece las reglas quien oculta algo. Obedecer las reglas es la mejor manera de pasar desapercibido. Nadie sospecha de quien obedece las reglas. Las reglas son la cueva del hipócrita.

.

.

Ted Hughes

Publicado: 25/06/2008 23:44 por iuristantum en o->

 

 

Only two months dead
And there you were, suddenly back within reach.
I got on the Northern Line at Leicester Square
And sat down and there you were. And there
The dream started that was no dream.
I stared and you ignored me.
Your part in the dream was to ignore me.
Mine was to be invisible --- helplessly
Unable to manifest myself.
Simply a blank, bodiless gaze --- I rested
The whole weight of my unbelieving stare
On your face, impossibly real and there.
Not much changed, unchanging under my pressure.
You only shuddered slightly as the carriage
Bored through the earth Northward.
You seemed older --- death had aged you a little.
Paler, almost yellowish, as you had been
In the morgue, but impassive.
As if the unspooling track and shudder of the journey
Were the film of your life that occupied you.
Your gaze, inward, resisted my gaze.
Your basket on your knee, heavy with packages.
Your handbag on a long strap. Your hands
Folded over the heap Unshifting
My gaze leaned against you as a gaze
Might lean its cheek on a hand. The impossible
Went on shraing your slight shuddering, your eyelids,
Your lips lightly pursed, your melancholy.
Just as in the dream that insists
On the plainly impossible, and lasts
Second after second after second,
Growing more and more incredible ----
As if you slowly turned your face and slowly
Smiled full in my face, daring me
There, among the living, to speak to the dead.
But you seemed not to know the part you were playing.
And, just as in the dream, I did not speak.
Only tried to seperate the memory
Of your face from this new face you wore.
If you got out at Chalk Farm, I told myself,
I would follow you home. I would speak.
I would make some effort to seize
This offer, this saddened substitute
Returned to me by death, revealed to me
There in the Underground --- surely as if
For my examination and approval.
Chalk Farm came. I got up. You stayed.
It was the testing moment.
I lifted your face from you and took it
Outside, onto the platform, in this dream
Which was the whole of London’s waking life.
I watched you move away. carried away
Northwards, back into the abyss,
Your real new face unaltered, lit, unwitting,
Still visible for seconds, then gone,
Leaving me my original emptiness
Of where you had been and abruptly were not.
But everything is offered three times.
And suddenly you were sitting in your own home.
Young as before, untouched by death. Like
A hallucination --- not to be blinked away.
A migraine image --- warping my retina.
You seemed to have no idea you were yourself.
Even borrowing the name of your oldest rival ---
As if it had lain handiest. Yet you were
So much youself my brain’s hemispheres
Seemed to have twisted slightly out of phase
To know you you yet realise that you
Were not you. To see you you and yet
So brazenly continuing to be other.
You had even kept your birthdate --- exact
As a barb on the impossibility.
And lived only two miles from where we had lived.
Other spirits colluded in a support team
Of new parents for you, a new brother.
You courted me all over again --- covertly.
I breathed a bewildering air --- the gas
Of the underworld in which you moved so easy
And had your new being. You told me
The dream of your romantic life, that had lasted
Throughout our marriage, there in Paris --- as if
You had never returned until now.
Death had repossessed your talent. Or maybe
Had converted it to a quieter thing ---
A dumbly savage longing, a submerged
Ferocity of longing in eyes
So weirdly unaltered. I struggled awhile
In my doubled alive and dead existence.
I thought: ’This is coincidence -- the mere
Inertia of my life’s momentum, trying
To keep things as they were, as if the show
Must at all costs go on, same masks, same parts,
No matter who the actors.’ Gasping for air,
At the bottom of the Rhine, barely conscious,
Indolently like somebody drowning
I kicked free.
Your gentle ultimatum relaxed its hold.
True to your ghostly humour, next thing
You sent me a pretty card from Honolulu.
After that, an afterworld momento,
Every year a card from Honolulu.
It seemed you had finessed your return to the living
By leaving me as you bail, a hostage stopped
In the land of the dead.
Less and Less
Did I think of escape.
Even in my dreams, our house was in ruins.
But suddenly --- the third time --- you were there.
Younger than I had ever known you. You
As if new made, half a wild roe, half
A flawless thing, priceless, faceted
Like a cobalt jewel. You came behind me
(At my helpless moment, as I lowered
A testing foot into the running bath)
And spoke --- peremptory, as a familar voice
Will startle out of a river’s uproar, urgent,
Close: "This is the last. This one. This time
Don’t fail me."

 

 

Big Fish

Publicado: 25/06/2008 23:48 por iuristantum en o-o

 

 

-He sido un buen padre -dice.
Suelta esa afirmación, en absoluto incontrovertible, como en espera de mi veredicto. La examino, lo examino a él.

-Eres un buen padre.

-Gracias -me dice, con un leve aleteo de las pestañas, y parece que he dicho lo que quería oír. Eso es lo que significa la expresión -últimas palabras-: son las llaves que abren la puerta de la otra vida. No deberían llamarse últimas palabras, sino santo y seña, porque te permiten marcharte en cuanto se pronuncian.

-Y ¿entonces? ¿Cómo lo ves hoy, papá?

-¿Cómo veo qué?

-Dios, el cielo, esas cosas. ¿Qué crees: sí o no? Quizá mañana lo verás de otra manera, ya lo sé. Pero ahora, ahora mismo, ¿cómo lo ves? Me interesa mucho saberlo, papá. ¿Papá? -repito, porque me da la sensación de que está alejándose de mí, sumiéndose en el más profundo de los sueños-. ¿Papá?
Y él levanta los párpados y me mira con sus ojos azul pálido como los de un niño, en los que hay una repentina premura, y me dice, le dice al hijo que aguarda su muerte junto a su lecho, dice así:

-¿Pinocho?

 

Vietnam

Publicado: 25/06/2008 23:57 por iuristantum en o-o

 

*

Mujer, ¿cómo te llamas? -No sé.
¿Cuándo naciste, de dónde eres? -No sé.
¿Por qué cavaste esta madriguera? -No sé.
¿Desde cuándo te escondes? -No sé.
¿Por qué me mordiste el dedo cordial? -No sé.
¿Sabes que no te vamos a hacer nada? -No sé.
¿A favor de quién estás? -No sé.
Estamos en guerra, tienes que elegir. -No sé.
¿Existe todavía tu aldea? -No sé.
¿Éstos son tus hijos? -Sí.

 

Wendy McElroy

Publicado: 29/06/2008 13:26 por iuristantum en Iuris

 

 

False Rape Charges Hurt Real Victims

False Rape Accusations May Be More Common Than Thought

 

 

Moby Dick

Publicado: 29/06/2008 13:29 por iuristantum en o-o